UNA BALADA PUNK EN LES FALLES DEL 87

Els xiquets de la generació de la transició, sobre tot els que vàrem nàixer en els últims 70 al Cap i Casal, tenim gravat en la nostra memòria compartida el nom d’un “Punki” violent i perillós que va a atemorir als veïns de la ciutat de València de finals dels 80 i principis dels 90, des de la Trinitat fins la Xerea passant per la Seu i el Carme, conegut amb el malnom de Coixo Manteca. Però el nom d’aquell esgarrifós personatge (això ens havien fet creure) no va transcendir més enllà de la nostra infància i es va quedar ancorat en l’imaginari col·lectiu d’aquella promoció de xiquets que ara, trenta anys després, quan tornem a recordar-lo, no sabem si es tracta d’una llegenda infundada o realment va existir i coexistir entre nosaltres.

La realitat, que sempre supera la ficció, és que el Coixo va ser una figura tan real com el convuls període de nostra història que el va tocar viure, símbol dels moviments “okupes” i contraculturals a Espanya, i protagonista accidental de les vagues estudiantils de 1987. Natural de Guipúscoa, Jon Manteca (Mondragón, 1967 – Orihuela, 1996) va perdre la seua cama i quasi la vida als 16 anys, quan pujat a un pal elèctric va rebre una descàrrega de 5.000 volts (Gayo, 2014). Conegut des de llavors com a Coixo Manteca, als 18 anys va abandonar la seua casa i va recórrer Espanya de casa en casa “Okupa” i de presó en presó.

A València va arribar en març de 1987 (Las Provincias, 14 de març de 1987), atret per les Falles i per l’onada de punks que s’anaven a congregar eixe any a la ciutat amb motiu de la festa gran. Aleshores el Coixo ja hi era famós. Una foto seua trencant un panell lluminós de l’estació del metro de Banc d’Espanya a Madrid el 23 de gener del mateix any en mig de les revoltes estudiantils, va pegar la volta al mon. A ell, que no era estudiant ni l’importaven massa, li va agarrar la manifestació en Cibeles demanant almoina, el seu modus vivendi, i es va afegir quan va vore l’actitud de la policia, que fins i tot va disparar foc reial i ferí una xica.

el cojo manteca en marzo del 87
El coixo Manteca i un grup de punks en març del 87 en les rodalies de Requena. Foto: Roberto Villagraz.

Ja a la Capital del Túria, el Coixo Manteca va engrandir la seua llegenda. Dins de la turba de punkis que va envair la ciutat eixos dies, destacava la seu presència: cadenes, botelles, pinxos, i les sues crosses que el feien inconfusible. En pocs dies va ser empresonat dos vegades a la Carcel Modelo. La primera per no portar identificació i la segona per entrar en la Basílica amb litrones i brofegar i insultar als parroquians que, presumptament, no li donaven almoina.

Eixos dies els punkis van alterar l’orde i tranquil·litat dels barris de Ciutat Vella. Amb una quantitat superior a 50 membres, es donaven cita tots els matins a la plaça de la Mare de Déu, on assetjaven als vianants, furtant i fins i tot, ferint veïns i comerciants. Estaven quasi tots allotjats en un edifici ruïnós del carrer de dalt i en una batuda la policia se’n portà uns 30 per provocar disturbis al mateix barri del Carme. Però al matí següent ja estaven de nou al carrer. Varen vindre a falles a passar-se’l bé a la seua manera i de bon tros que ho van aconseguir. Un grupet d’ells va ser detingut a la plaça, llavors del País Valencià, amb una llanda de gasolina i una tea encesa amb intenció de cremar la falla municipal. També intentaren destrossar la falla que Miguel Santaeulalia va plantar a Na Jordana i la varen mamprendre llançant botelles i pedres a la gent que estava rodant-la tranquil·lament (Levante EMV, 20 de març de 1987). Fins i tot, el dia de la cremà no deixaren botar-li foc una falla del barri i se’n ficaren dins d’un altra quan ja estava en flames.

Dels punkis es van vessar rius de tinta aquelles falles del 87, però també la polèmica falla municipal va copar grans titulars. Perquè el foc només siga un espill va pagar la seua mala ubicació (Esbrí, 2014) i la virulenta campanya de l’establishment faller i dels mitjans més reaccionaris, però la realitat és que el famós cadafal de Manolo Martin, Sento Llobell i Manuel Vicent és considerat, hui per hui, una de les falles més innovadores, originals i icòniques de quantes s’han plantat a la vella plaça major de València. Que no es va acabar és, per eixemple, un dels falsos mites que els grups de difamadors es varen encarregar de difondre per tal de desprestigiar la falla i al grup polític que la va triar.

Des d’aquelles falles del 87, el nom del Coixo Manteca va ser utilitzat durant anys pels pares i mares dels barris del centre històric com a argument per a acovardir als seus fills i persuadir-los d’anar-se’n lluny de casa, l’escola o el casal. !Espaiet amb el Coixo Manteca¡ va ser una frase molt recurrent dels nostres majors amb la intenció d’allunyar-nos dels ambients marginals i violents que traspuaven els barris antics del Cap-i-Casal als anys huitanta i noranta.

Però, com afirmà Emili Piera, la realitat és que a Jon Manteca el van convertir, la societat i els mitjans de l’època, en el “malo de la pelicula”, un personatge de consum fàcilment consumible (La Hoja del Lunes, 9 de març de 1987). La seua imatge de punki mutilat, inadaptat i agressiu representava ben be al roín de manual i exemplar d’aquella Espanya de la post transició. Manteca va morir poc després de tot açò, lluny dels focus, lumpen i amb 29 anys, víctima de la lacra que va suposar el SIDA i les drogues per a tota una generació. El seu mite, que l’equiparava amb el Coco o l’Home del Sac, encara va romandre al nostre imaginari prou anys després del seu traspàs, tot coincidint amb l’apogeu del Casal Popular del carrer Flora. Al capdavall, va ser una persona reial, un personatge manipulat i una llegenda urbana en aquella València que encara estava eixint de la foscor.

 

 

 

 

 

Bibliografia

Esbrí, iván (2010): “Perquè el foc fou un espill. Article dedicat a una falla”, Revista d’Estudis Fallers, 15, p. 20-27.

Gayo, Alberto (2014): “Los violentos del 22-M y el Cojo Manteca”, Responsable la empresa anunciadora, blogs de Interviú (en línea, http://blogs.interviu.es/responsablelaempresaanunciadora última consulta: 23 octubre 2016).

Las Provincias, del 17 al 21 de març de 1987.

Levante EMV, del 17 al 21 de març de 1987.

La Hoja del Lunes, del 9, 16 i 23 de març de 1987.

UNA BALADA PUNK EN LES FALLES DEL 87

LA REPÚBLICA DE LAS CALLES

Como hemos aseverado ya en artículos anteriores, la necesidad de los distintos regímenes políticos por controlar el espacio público conmemorativo, en especial las calles y sus rótulos desde mediados del siglo XIX provocó, en épocas convulsas, grandes cambios en el nomenclátor callejero. El paso de la dictadura de Primo de Rivera a la segunda República, pero sobre todo el inicio de la Guerra Civil fueron unos de esos episodios donde cientos de calles cambiaron de nombre al servicio de la nueva ideología dominante.

En la ciudad de Valencia, que fue republicana hasta el final de la contienda civil y que además acogió la capitalidad de la Republica durante 11 meses entre 1936 y 1937, el impacto de aquellos agitados años sobre el callejero fue un caso único en España, por la cantidad y por la singularidad de algunos de los nuevos topónimos. La toponimia del antiguo régimen, que honraba básicamente a la monarquía y a la iglesia, viró inexorablemente hacia los héroes y símbolos de la nueva nación republicana.

 

LA TOPONIMIA A PARTIR DEL 14 DE ABRIL

Las siguientes semanas una vez proclamada la República el 14 de abril de 1931 fueron relativamente tranquilas en cuanto a los cambios de nombres en las calles de la ciudad se refiere. Anecdóticas son las solicitudes presentadas en mayo de ese mismo año por los vecinos de la calle Marqués de Bellet, en la Raiosa, para rotular una calle del barrio con el nombre de Libertad Española y la de otro grupo de vecinos, esta vez de la plaza de la Merced que pedían que su comercial plaza no cambiase de nombre, ni por el propuesto de García Hernández, ni por ningún otro que pudiese confundir a la clientela.

Hay que recordar que Ángel García Hernández y Fermín Galán Rodríguez fueron los primeros mártires de la Segunda República y sus nombres estuvieron en todas las listas para formar el nuevo nomenclátor urbano de Valencia y de todas las ciudades de España. Ambos fueron capitanes del ejército español y estuvieron al frente de la sublevación que tuvo lugar en Jaca a finales de 1930 contra la monarquía de Alfonso XIII y a favor de la República. La sedición, paupérrima y mal organizada, apenas duró 2 días y ambos capitanes fueron fusilados en Huesca el 14 de diciembre de 1930, cuatro meses antes de ser proclamada la República, que pronto los erigió como héroes.

Pero en julio de 1931, solo tres meses después de proclamarse la República, se redactó por parte de la comisión de estadística el primer informe para “prescindir de la vía pública de todo aquello que haga referencia al pasado régimen político y a las personas de los borbones”. Así, a raíz de este documento se aprueban en noviembre los primeros y más sustanciales cambios oficiales en el nomenclátor: la avenida Victoria Eugenia pasa a 14 de Abril, Amalio Gimeno a Nicolás Salmerón, plaza de la Reina a Región Valenciana, Principe Alfonso a Ausias March, María Cristina a Pablo Iglesias y Marqués de Estella a plaza de la República, quedando otros nombres propuestos como Señera, García Hernández o Fermín Galán en el tintero.

av-14-de-abril-recorte
Avenida del 14 de Abril, hoy Reino de Valencia. Postal: http://www.todocoleccion.net

Aún así podríamos decir que los cambios en el callejero, en un primer momento no fueron excesivos y que la mayoría de ellos se centraron en borrar cualquier vestigio monárquico y en exaltar a personajes republicanos o de la tradición progresista y liberal valenciana y española. Uno de los más referenciados fue, como no, Vicente Blasco Ibáñez y sus obras. También las fechas conmemorativas del republicanismo y las ideas y conceptos asociados a este, como Libertad, Justicia, Ley, Igualdad, etc. fueron utilizados como topónimos en Valencia y en muchas de sus pedanías.

 

 

LA TOPONIMIA A PARTIR DEL 18 DE JULIO

La situación sin embargo cambió a partir del 18 de julio de 1936 una vez fracasada la sublevación militar en Valencia. El inicio de la Guerra Civil precipitó la alteración más violenta que ha sufrido el nomenclátor urbano de la ciudad en toda su historia, revertido posteriormente, eso sí, por el gobierno franquista en 1939. Las primeras y más virulentas modificaciones de los rótulos urbanos surgieron espontáneamente del pueblo, que encolerizado por la sublevación militar, se dedicó a romper todos aquellos azulejos que hacían referencia a la iglesia y la religión, y a sustituirlos por líderes antifascistas o los primeros mártires del conflicto.

Así, junto a las calles de conocidísimos personajes como Dolores Ibárruri “la Pasionaria”, Lenin o Máximo Gorki, se unieron otras de mártires anónimos del conflicto, como las de los milicianos Antonio Esteve, Manuel Sánchez, Juan Marco o Conrado Escrivá, que perdieron la vida en el frente luchando por la causa antifascista. También las naciones amigas como la URSS y Méjico tuvieron su calle en aquella Valencia capital de la República y la hermana región de Cataluña fue homenajeada, asimismo, rotulando la plaza de Cánovas como plaza de la Generalitat Catalana.

Multitudinaria fue la colocación de la placa en honor a Luis de Sirval en la calle de las Barcas, que pasó desde ese momento a denominarse con el nombre del periodista valenciano asesinado en Oviedo en 1934 cuando escribía un reportaje en el que implicaba a un teniente de la legión en el fusilamiento de una joven comunista. Luis de Sirval, seudónimo de Luis Higón y Rosell, se desplazó a Asturias a cubrir la fallida revolución de octubre de 1934 para el diario Mercantil Valenciano. Allí fue detenido al intentar informar sobre el fusilamiento de Aída Lafuente y los mismos que acabaron con la vida de aquella joven lo hicieron con la del periodista valenciano.

calle-luis-de-sirval
Inauguración de la placa rotuladora de la calle del periodista Luis de Sirval (actualmente calle de las Barcas) el 27 de octubre de 1936. AHMV

La gran cantidad de calles que se fueron cambiando durante los tres años que duró la guerra transformó por completo la toponimia de barrios enteros. Así, por ejemplo, en noviembre de 1936 se cambiaron de una tacada los nombres de las calles San Ramón, Sogueros, Beneficencia y Santo Tomás por el de cuatro ilustres socialistas, como fueron Tomás Meabe, Francisco Sanchis Pascual, Ramón González Peña e Isidro Escandell Ubeda.

Como anécdota, por lo exótico del topónimo, queda la calle de la Tripulación del Komsomol, rotulada con dicho nombre en enero de 1937 como homenaje a los marineros soviéticos del carguero Komsomol hundido el 14 de diciembre de 1936 por la fragata del bando nacional “Canarias” y cuyos tripulantes fueron apresados y expatriados posteriormente a la URSS. El barco soviético ya había estado en Valencia anteriormente descargando comida y víveres y seguramente armamento para la República, con lo que su capitán y tripulación se hicieron muy famosos durante su estancia en la capital. Por eso, inmediatamente después de conocerse la noticia de su hundimiento y sin saber el paradero de la tripulación, se sucedieron numerosas muestras de agradecimiento y cariño del pueblo valenciano hacia los marineros rusos, para los cuales propusieron rotular una calle, la de San Fernando en este caso, en sentido recuerdo y homenaje.

komsomol-en-valencia
Cargero sovietico Komsomol, homenajeado con una calle en Valencia después de su hundimiento por parte del ejercito franquista.Imagen: Tiempo de Historia, septiembre 1977.

La vorágine toponímica hizo desaparecer por completo del callejero todos los nombres de santos que hasta entonces copaban la ciudad. Por ejemplo, plazas como las de Santa Mónica, San Agustín o San Luis Beltrán pasaron a llamarse Miliciano Rojo, 11 de Febrero y Derechos del Niño respectivamente. Pero esta fiebre de sustituir los rótulos de las calles llevó, en poco más de 8 meses, al caos administrativo. Nombres de calles repetidos, desconocidos y la mayoría sin haber sido aprobados oficialmente hacían que la correspondencia, los arbitrios municipales e incluso el servicio de incendios se resintiese en su actividad diaria. Por ello, en marzo de 1937, la comisión de estadística del Ayuntamiento, propuso la prohibición de cambiar la rotulación de las calles hasta el final de la guerra cuando se crearía un proyecto oficial para llevar a cabo de manera eficiente tal propósito.

Muy pocas calles se rotularon ya desde el verano del 37 hasta el final de la guerra. Y de nuevo, con la entrada de las tropas franquistas en Valencia en marzo del 39, el nomenclátor dio otro vuelco, pero esta vez en sentido contrario. Se revocaron directamente todos los nombres aprobados desde el 18 de julio de 1936 y se empezó a confeccionar el nuevo nomenclátor, que a grandes rasgos, es el que perdura actualmente.

LA REPÚBLICA DE LAS CALLES

Landerer no es un oficio

A pesar de la gran criba de topónimos históricos que se realizó durante la segunda mitad del siglo XIX en Valencia, muchos de aquellos apelativos, casi el 50%, siguen rotulando las calles y plazas de Ciutat Vella. Dentro de este particular nomenclátor primario destaca por encima de otros un conjunto de calles cuyos rótulos hacen referencia a los oficios de la Valencia preindustrial. Las profesiones de aluder, cadirer o aladrer, entre otras, aunque ya desaparecidas, siguen estando representadas en las calles de la ciudad como un pequeño homenaje a aquella urbe gremial que rebosaba actividad comercial por todos sus barrios.

Dentro de este singular grupo de topónimos a veces se nos cuela por mimetismo el nombre de la calle Landerer, pensando que se trata de un oficio medieval, cuando realmente es el apellido del insigne astrónomo José Landerer. Este hecho ya lo advirtieron los responsables de estadística del Ayuntamiento de Valencia en 1914, cuando aconsejaron rotular la calle como Astrónomo Landerer para evitar confusiones, pero la propuesta cayó en saco roto. Ahora con el sucinto rótulo es difícil intuir si se trata de un desconocido personaje o de una profesión antigua como tantas otras que jalonan la ciudad. Así de caprichoso es nuestro nomenclátor.

landerer
Don José Joaquín Landerer Climent. Astrónomo Español. Archivo: http://www.conec.es

 

El astrónomo autodidacta

Lo bien cierto es que José Joaquín Landerer Climent (Valencia, 1841 – Tortosa, 1922) es uno de esos ilustres personajes valencianos cuya obra y reconocimientos contrasta con la ignorancia más absoluta que de su persona tiene la gran mayoría de ciudadanos. Y, porque no decirlo, su calle tampoco ayuda a resolver el entuerto.

De padre suizo y madre valenciana, Landerer no estudió ninguna carrera universitaria, pero se graduó de bachiller en ciencias, doctrina en la que empezó a destacar desde muy joven. Autodidacta y con unos dotes para las matemáticas y el cálculo fuera de lo normal, pronto publicó decenas de trabajos científicos en revistas francesas especializadas.

La posición acomodada de la familia de su mujer, naturales de Tortosa, le hizo poder dedicarse en cuerpo y alma al estudio e investigación en las distintas ramas de la ciencia que abarcó. Realizó investigaciones en geología y paleontología, hizo excelentes estudios cartográficos y publicó en 1884 el primer tratado de España en mineralogía microscópica.

Sin embargo fue en astronomía donde cosechó sus mayores logros. Observó y analizó con gran precisión el movimiento de los satélites de Júpiter, así como la composición de la Luna y las manchas solares. Determinó la luz polarizada en la atmosfera coronal del Sol y fue pionero en España en la investigación de las corrientes telúricas. De todo ello escribió múltiples trabajos presentados en la Academia de Ciencias de Paris.

Era un apasionado en la predicción y observación de eclipses, participando activamente en los ocurridos en 1900, 1905 y 1912. Los resultados de sus observaciones y la precisión de sus resultados le granjearon numerosos elogios y distinciones a nivel nacional e internacional. En 1900 la Reina de España le concedió la Gran Cruz del Mérito Naval y la Real Academia de Ciencias de Madrid le nombró miembro correspondiente en Valencia. En 1901 la Sociedad Astronómica de Francia le otorgó el premio Janssen, la mayor distinción que se puede lograr a todo un trabajo sobre astronomía.

La polémica Teoría de la Evolución de Darwin que tantos debates acalorados suscitó en la comunidad científica de finales del siglo XIX y principios del XX también salpicó a Landerer. Este, de profundas convicciones católicas empezó teniendo una oposición frontal contra las tesis transformistas, pero a lo largo de su carrera su postura se fue moderando y finalmente acabó, en parte, aceptándolas. Podemos decir que en el tema del evolucionismo Landerer llegó tan lejos como le permitió su religiosidad.

El genial y polifacético científico murió en Tortosa en 1922, donde fue nombrado hijo adoptivo y donde legó gran parte de sus bienes y archivos, conservados hoy en el Observatorio del Ebro que él mismo ayudó a instaurar.

postal-observatorio-del-ebro
Postal del Observatorio del Ebro de diciembre de 1920. http://www.todocoleccion.net

 

Landerer y su calle en Valencia

Después de su boda con doña Dolores de Córdoba y Valverde, Landerer vivió a caballo entre sus dos ciudades predilectas: Valencia y Tortosa. En la ciudad del Turia, donde había nacido, era adorado por sus amigos y conciudadanos, no solo por su eminencia científica, sino por la amabilidad y el trato afable que brindaba a todo el mundo.

En 1914, cuando Landerer ya era considerado uno de los científicos más conocidos del continente, la Societat d’Amadors de les Glories Valencianes “Lo Rat Penat” en sesión celebrada el 6 de julio decidió elevar una propuesta al Ayuntamiento para que una calle de la ciudad llevase el nombre de Landerer con la intención de “honrar a uno de los hijos más preclaros que en los estudios astronómicos tan alto ha puesto el nombre de Valencia”.

El Ayuntamiento pasó la petición a informe del Cronista de la ciudad y este propuso la calle Valldigna como candidata al cambio de nombre. Primero porque cerca se encontraba la calle del Portal homónimo y resultaba reiterativo, y segundo porque Landerer tenía su casa en el número uno de la plaza del Conde de Buñol esquina con la susodicha calle de la Valldigna.

La Comisión de Estadística aceptó el informe del Cronista y lo propuso al Ayuntamiento, que con fecha de 30 de noviembre de 1914 aprobó rotular la calle de Valldigna con el nombre de Doctor Landerer. Pero el 21 de diciembre de ese mismo año, a propuesta de un concejal se acordó cambiar Doctor por Astrónomo y así ser más específicos en la nomenclatura. Sin embargo el encargado de la rotulación, tal vez con un celo excesivo a la hora de abaratar costes dejó finalmente el rótulo con un escueto: Calle de Landerer.

Hoy, una hipotética placa de la calle del astrónomo Landerer nos facilitaría el reconocimiento y el recuerdo de este sabio valenciano que tanto engrandeció a la ciudad que lo vio nacer. Sin embargo, su apellido languidece sobre un rótulo incompleto que a veces confundimos con un viejo oficio, el de landerer.

rotulo-calle-landerer
Rótulo de la calle de Landerer.
Landerer no es un oficio

JOAQUÍM MANUEL FOS, L’ESPIA DEL MOARÉ

Molts, per no dir la majoria dels rètols i plaques dels carrers de València no ajuden a comptar la ciutat. La vaguetat dels seus rètols impedix que fluïsca el discurs històric, per un altre costat tan ric i variat, de la nostra memòria urbana. Els noms de carrers i places s’han preferit curts i de fàcil lectura per damunt de qualsevol altra consideració, tant per part de l’administració com per part dels veïns, la qual cosa en molts casos ha acabat desvirtuant una part fonamental de la toponímia urbana: el reconeixement del personatge i per tant les seues obres i els valors que volen ser transmesos a la societat.

És a dir, economitzar les lletres que contenia el rètol era una de les premisses, i no sols per a ajudar a la seua lectura sinó també per a estalviar en costos, ja que el preu de la placa depenia en gran manera del nombre de caràcters. Així ho testifica un pressupost de principis del segle XX de la famosa Ferreteria “La Campana” dirigit a l’Ajuntament on advertix: “Quan continga més de sis lletres, haurà d’augmentar-se la grandària de la placa i per consegüent el preu”.

Per tant el nostre protagonista de hui tenia totes les de perdre quan en 1872 el cronista de la ciutat, Vicent Boix, va decidir canviar diversos noms de carrers del centre històric, entre ells el de Boninfant, i va proposar dedicar-se’l a l’industrial seder Joaquín Manuel Fos, immortaliltzat en el rètol del carrers amb un concís: Carrer Fos.

retrato-joaquin-fos-cams
Retrat de Joaquim Manuel Fos custodiat al col•legi d’Art Major de la Seda.

ESPIONATGE INDUSTRIAL EN EL SEGLE XVIII

Ni el breu rètol ni el recòndit carrer del barri del Carme amb entrada per la plaça homònima, fan justícia a la peculiar i intensa vida del seu titular, el popular industrial valencià Joaquín Manuel Fos (València, 1730-1789) , protagonista d’una de les històries més increïbles i rocambolesques de tot el segle XVIII valentí.

Fos va nàixer en el mateix barri de Velluters, en el si d’una humil família dedicada, com no podia ser d’una altra manera en aquella època, a la fabricació de sedes. El seu esperit emprenedor ja despuntava abans d’esposar-se amb la filla d’un important comercial seder valencià, però va ser llavors quan per fi es va aventurar a emprendre una empresa que portava anys rondant-li el cap.

palacio-fos
Palau de Fos, situat  al carrer d’En Bany numero 36 del barri de Velluters. Desaparegut en l’actualitat. Arxiu: J.L. Corbín Ferrer.

 

Segons els seus biògrafs, Fos estava obsessionat amb la tècnica usada a Europa per a conferir a les sedes un dibuix en forma d’ones d’aigua coneguda com a moaré. El seu interés per esta i unes altres tècniques li va portar a organitzar un viatge per tot el continent per a conéixer i importar els avanços industrials en esta matèria i així ajudar a promocionar i impulsar l’Art Major de la Seda en la seua ciutat natal. Però la seua expedició no transcorreria per llits normals.

Per a poder accedir a les noves tècniques usades en els tallers i fàbriques europees, Fos va pensar que hauria de fer-ho d’incògnit i per a això va fingir la seua pròpia mort i un canvi d’identitat. Un bon dia de març de 1752, avisats tan sols la seua dona i el seu confessor de tan atrevida estratègia, el nostre protagonista va partir cap a Gandia, i a l’altura de la Devesa del Saler va matar al seu cavall i va arruixar l’escena amb sang de gall, simulant el seu propi assassinat. Allí mateix es va canviar de roba i amb un passaport fals a nom d’un cert José del Castillo va partir amb vaixell cap a Barcelona, des d’on va donar el bot a Paris i a la resta del continent.

A França va treballar com a empleat i criat en algunes de les fàbriques de teles més importants del país, sobretot de París i Lió, on va prendre bona nota de les tècniques utilitzades. Després de quatre anys va tornar triomfant a València, i va implantar amb tal èxit les noves tècniques, que Ferran VI li va atorgar la franquícia de fabricació de moarés i el títol de Premsador de la Real Casa.

 

UN IL·LUSTRAT POLIFACÈTIC

Però les gestes de l’ínclit Fos no van quedar ací, i a pesar del seu èxit va continuar viatjant per tot el món amb la intenció d’aprendre totes les tècniques usades en l’estranger. Disfressat de pelegrí va recórrer Itàlia, Alemanya, Holanda, va arribar fins a Damasc i Constantinoble i inclús el comerç amb ultramar li va portar a Cuba.

Ja a València va contribuir a la fundació de les Escoles Pies en la ciutat i una de les campanes de l’església va ser batejada “Joaquím” en el seu honor. La seua fama anava en augment i el seu bon quefer va ser reconegut en 1776 al ser anomenat vocal de la Real Junta de Comerç i Inspector General de les Fàbriques de Seda de València, la qual cosa va suposar una espenta enorme per a l’art major de la seda, degut en gran part a la rígida normativa que va imposar per a evitar teles mal teixides. Per tot això, Carles III li va concedir el títol de Marqués de Sant Joaquim i va ingresar a la Real Societat Econòmica d’Amics del País.

En 1777 va ser anomenat Alcalde de Barri, des d’on va impulsar la creació d’un cos de Vigilants Nocturns. Aprofitant la quantitat d’hòmens desocupats a causa del reial decret que va abolir la fabricació de focs d’artifici en el Regne, Fos va proposar la creació d’este cos, conegut popularment com Serenos, a imatge i semblança d’altres ciutats europees. El seu èxit va ser tal, que la idea va ser prompte exportada a Madrid i Barcelona. També va impulsar l’enllumenat públic, va instal·lar una fàbrica de tisores per als draps d’Alcoi, va escriure un manual per a la fabricació de moarés i inclús es va atrevir a proposar la desviació del  riu Túria per a poder construir un gran port en la seua desembocadura.

 

cuerpo-de-serenos
Cos de Vigilants Nocturns de València coneguts com “Serenos”. Arxiu: valenciablancoynegro.blogspot.com

 

Joaquín Manuel Fos, autèntic eminent de la València del segle díhuit, va morir en 1789 i va ser inhumat en el mateix barri que li va veure nàixer, en la seua estimada església del Pilar. La seua mort, com la seua vida, no va estar exempta de mites i llegendes i algunes biografies asseguren que va morir a causa de la gran quantitat de gelats que ingeria diàriament, tant a l’estiu com a l’hivern. Este gran personatge valencià, inclús en la seua mort, ens va deixar un buit per a l’anècdota. El seu bell palau del carrer d’En Bany, en ple barri de Velluters, va desaparéixer amb la piqueta del desenvolupisme del segle XX, però el seu record perdurarà en la fràgil memòria dels seus conciutadans en l’acabat de restaurar Col·legi de l’Art Major de la Seda i en aquell carreronet del barri del Carme de rètol breu i concís, el carrer Fos, al que caldria afegir: L’espia il·lustrat.

 

iglesia-del-pilar
Església del Pilar, en l’actualitat, on està soterrat Joaquím Manuel Fos.
JOAQUÍM MANUEL FOS, L’ESPIA DEL MOARÉ

RIPOLL, MÁRTIR Y HEREJE.

Cayetano Ripoll, maestro de escuela en la Ruzafa del primer cuarto del siglo XIX, fue procesado y condenado por hereje en 1826 y ostenta el triste honor de ser la última víctima de la Inquisición de la historia. El anacrónico ajusticiamiento al que fue sometido Ripoll, las acusaciones por las que fue procesado, el delirante final de sus días y sobre todo, la entereza y dignidad con las que el abnegado maestro aceptó su condena, hicieron de él y su causa todo un símbolo contra la intolerancia religiosa y en pro de la libertad de conciencia entre los grupos más progresistas de la Valencia decimonónica. Por eso, cuando republicanos y librepensadores accedieron a puestos de la administración del ayuntamiento de Valencia a finales del siglo XIX, uno de los primeros nombres en salir a la palestra para rotular una plaza fue el del maestro Ripoll.

Pero en Valencia, donde el intento de control de la toponimia urbana por parte de los distintos grupos de poder había ido in crescendo desde mediados de siglo, no iba a ser fácil poner el nombre de un personaje que representaba el papel de mártir o hereje según la ideología que le hacía referencia. De nuevo otro proceso, también polémico y con gran carga política se abría en la ciudad en el nombre del Mestre de Russafa, cuyos últimos coletazos se pegaron en 1980, casi un siglo y medio después de su muerte.

EL PROCESO RIPOLL

Antes de llegar a Valencia, el mestre Ripoll, catalán de nacimiento, estuvo cautivo en Francia después de la guerra contra Napoleón, donde tomó contacto con la doctrina deísta, la cual considera que Dios creador existe, pero niega la religión revelada. Ya en España obtuvo la plaza de maestro en Ruzafa, en una escuela del camino de Pinedo en la partida conocida como Perú. Allí pronto se ganó el cariño de los vecinos por su humildad y dedicación con los niños, pero llamó la atención de algún reaccionario que lo acusó de no oír misa los domingos, comer carne los viernes y de enseñar a los niños a saludar con un “Alabado sea Dios” en vez de con un “Ave María Purísima”, como era de precepto.

La Inquisición, que ya había sido prohibida por las Cortes de Cádiz (1810-1814) y de nuevo durante el Trienio Liberal (1820-1823) fue restablecida con el nombre de Junta de Fe por el ultramontano Arzobispo de Valencia Simón López, acusó a Ripoll de hereje y fue condenado a morir en la horca y a quemar su cuerpo. El maestro, al que se le reconoció buena conducta y no hacer proselitismo en la escuela, estuvo varios meses encarcelado en San Narciso (al final de la actual calle del Salvador) sin declarar ni tener defensor. Hasta que el 31 de julio de 1826 fue ahorcado en la plaza del Mercado y metido en una cuba de madera con las llamas pintadas simulando su cremación, tal vez reconociendo lo anacrónico del suceso, y finalmente arrojado al río.

La actuación de la Junta de Fe de Valencia provocó un gran escándalo internacional y desde Inglaterra y Francia llegaron agrias protestas contra el reinado de Fernando VII, cuyo mandato, entre 1823 y 1833, fue conocido como década ominosa no por casualidad. Las Juntas de Fe y por tanto la Inquisición fue abolida finalmente en 1834.

 

RIPOLL EN LA TOPONIMIA URBANA DE VALENCIA

La primera petición oficial para rotular una plaza con el nombre del Maestro Ripoll tuvo lugar en 1892. La demanda estuvo liderada en todo momento por el concejal republicano del Ayuntamiento de Valencia Aurelio Blasco Grajales, abogado, escritor y masón, ferviente defensor de los valores y las ideas progresistas. La plaza escogida por Blasco Grajales para homenajear a Ripoll fue la plaza Mayor de Ruzafa, por aquello de que el maestro había ejercido su magisterio en las huertas de dicho poblado.

plano-1883
Ruzafa en el plano topográfico de Valencia de 1883. La plaza Mayor, el gran espacio central del caserío.

 

El expediente prosperó, pero el consistorio valenciano se lavó las manos y decidió que fuese el cronista y los directores de algunos periódicos de la ciudad los que se pronunciasen sobre la petición del concejal republicano. Los directores de los diarios la Correspondencia de Valencia y El Criterio, de clara tendencia conservadora, se pronunciaron en contra del cambio de nombre, alegando que Ripoll no era valenciano y que no se podía alterar injustificadamente la toponimia histórica de la ciudad. Del mismo modo, Teodoro Llorente, cronista de la ciudad, tampoco vio con buenos ojos el cambio de rotulación de la plaza Mayor de Russafa por el nombre del maestro, aduciendo que este homenaje podría “contrariar el sentimiento católico de la inmensa mayoría de valencianos”. A pesar de la opinión en contra de todos los agentes consultados, la moción fue aprobada, pero misteriosamente nunca se llevó a cabo la rotulación oficial.

En 1903, de nuevo los concejales progresistas del Ayuntamiento de Valencia volvieron a pedir que la plaza de Ruzafa cambiase de nombre, y de nuevo se creó una fuerte polémica entre partidarios y detractores del icónico maestro, pero esta vez entre los propios moradores del barrio. Dos facciones opuestas de vecinos remitieron sendas cartas al consistorio pidiendo, unos que se mantuviese el nombre de plaza de Ruzafa y otros el cambio por el del maestro Ripoll. En realidad los vecinos, mediatizados, se hicieron eco en sus escritos de las mismas argumentaciones usadas por el cronista y los diarios conservadores para justificar su oposición al cambio, al igual que los vecinos partidarios de Ripoll subscribieron lo expuesto por los políticos y medios liberales.

Por fin en 1906, ya con mayoría republicana en el Ayuntamiento y con el Alcalde, José Sanchis Bergón y el Secretario, Tomás Giménez Valdivieso claramente a favor de la causa Ripoll, la rotulación de la plaza con el nombre del maestro se llevó a cabo. El día de autos fue una fiesta del republicanismo valenciano, y junto a Ripoll se homenajeó con sendas calles a otros tantos ilustres políticos valencianos como Sorní y Guerrero. La comitiva, encabezada por el Alcalde y el Secretario se fue trasladando de calle en calle, descubriendo las placas de los homenajeados al son del himno de Riego. Además, con motivo de la rotulación de la plaza del maestro Ripoll, el Ayuntamiento publicó un opúsculo titulado “Homenaje a Ripoll” que contenía un par de artículos sobre la vida y muerte del maestro, con datos y fechas valiosísimos para poder reconstruir los hechos fehacientemente.

placa-maestro-ripoll
Placa rotuladora de la plaza del Maestro Ripoll. lapidasrotuladorasenvalencia.blogspot.com

 

El primero de los artículos titulado “Un ahorcado en tiempos de Fernando VII por su opiniones religiosas” estaba extraído del libro “Estudios sobre elocuencia, política, jurisprudencia, historia y moral” del abogado y político Salustiano Olózaga. En él encontramos al detalle el proceso judicial que sufrió Ripoll y el contexto histórico en el que sucedió. En el segundo artículo, titulado “Ripoll” y firmado por Cazalla (seudónimo de Tomás Giménez Valdivieso) el autor se traslada a la misma huerta de Ruzafa para entrevistarse con los vecinos de la zona, algunos de los cuales habían convivido con el maestro (en el momento de la entrevista tan solo hacía 68 años de la muerte de Ripoll). Se trata por tanto de un documento único e imprescindible y que debería ser tomado como ejemplo a la hora de rotular una calle en la actualidad.

 

homenaje-a-ripoll
Portada del opúsculo publicado para conmemorar la colocación de la lápida de la plaza del maestro Ripoll. AHMV

El nombre de plaza del maestro Ripoll fue oficial hasta el final de la Guerra Civil, pero no caló demasiado en la gente, que seguía refiriéndose a la plaza como Mayor o de Ruzafa. En la postguerra recuperó el nombre de plaza de Ruzafa hasta que en 1963 fue bautizada con el nombre de Barón de Cortes en honor a Pascual Frígola, presidente de Lo Rat Penat e ideólogo de la Batalla de Flores de la Feria de Julio.

La aventura de Cayetano Ripoll en el nomenclátor urbano de Valencia acabó en 1980 cuando su nombre fue reclamado de nuevo por asociaciones progresistas de maestros y trabajadores de la enseñanza y el ayuntamiento de Pérez Casado accedió a rotular una plaza con su nombre, pero esta vez ya no sería en Russafa. La bella placa que rotuló durante treinta años la plaza del maestro desapareció después de la guerra y Ripoll volvió al nomenclátor en una plaza de nueva planta al final de la Avenida de Blasco Ibáñez, cerca del barrio de Beteró.

 

 

RIPOLL, MÁRTIR Y HEREJE.

EL PARTERRE Y LA TOPONIMIA OFICIAL

El Parterre es, sin duda, uno de los jardines más singulares y preciados del Cap i Casal. La céntrica localización, sus coquetos caminos, el imponente ficus y sobre todo, la estatua de Jaume I, hacen de este pequeño edén un rincón muy concurrido y popular entre los valencianos. Pero quizás, lo que no es tan conocido por el gran público es el nombre oficial de la plaza que lo alberga, cuyo nombre de Alfonso el Magnánimo ha sido relegado en el día a día de muchos vecinos y visitantes, que utilizan  Parterre para referirse a todo el conjunto, tanto al jardín como a la plaza.

En ocasiones, el nombre extraoficial de un lugar, más práctico y funcional que el oficial, suele prevalecer sobre las imposiciones políticas en el nomenclátor callejero. Más si cabe, como es el caso, cuando el nombre oficial ha ido sufriendo tantos cambios a lo largo de la historia que resulta imposible que la ciudadanía empatice con este o aquel topónimo. La plaza de Alfonso el Magnánimo, vulgo Parterre, es el paradigma de la instrumentalización de la toponimia urbana, cuyo resultado final ha sido la desafección del pueblo hacia la toponimia impuesta y el triunfo del apelativo popular, apolítico y fácilmente reconocible por cualquier habitante de la ciudad.

Breve historia del parterre

La voz francesa parterre, a veces pronunciada popularmente como panterre o panterri, hace referencia a un jardín de anchos paseos, jalonado de flores y césped. En Valencia empezó a popularizarse hacia 1860 cuando el arquitecto Sebastián Monleón la utilizó para definir su proyecto de ajardinamiento de la, entonces, plaza del Príncipe Alfonso. El planteamiento de Monleón fue el de crear un elegante parterre en dicha plaza, en el centro del cual levantar una fuente con un gran pedestal sobre el que situar una monumental estatua ecuestre de Jaume I.

Sin embargo, la idea primigenia de dotar a la ciudad de más y mejores zonas ajardinadas y en concreto en el margen derecho intramuros de la ciudad fue del Mariscal Suchet durante la dominación francesa de la ciudad. Para ello Suchet derribó una serie de manzanas adyacentes al edificio de la Aduana (hoy conocido como Palacio de Justicia) en la zona más baja, topográfica pero también socialmente hablando, de la ciudad. El espacio para una gran plaza ajardinada estaba dispuesto.

plano-tosca
Recorte del plano del Padre Tosca grabado por Josep fortea en 1738. En rojo las manzanas de casas derribadas por Suchet donde posteriormente se situaria el Parterre. (Nota: El edificio de la Aduana se empezó a construir en 1758 y por eso no está representado).

 

El gobierno efímero de Suchet no le permitió ver acabado su proyecto que continuó el General Elío con los jardines situados más cerca de Santo Domingo, conocidos posteriormente como Glorieta. Más al sur, el solar resultante del derribo de las casas que dio lugar al Parterre continuó vacío hasta 1852, cuando se plantaron unas hileras de árboles en su perímetro. Hasta entonces el solar tuvo varios usos, entre ellos la instalación de una plaza de toros provisional entre 1826 y 1833.

 

plano-1831
Recorte del plano de Valencia de Francisco Ferrer de 1831 donde puede observarse el solar resultante del derribo de las casas iniciado por Suchet en 1812. En el centro del solar la plaza de toros provisional de forma octogonal y el edificio de la Aduana (entonces fábrica de cigarros) ya construido.

 

El proyecto de Parterre de Monleón se llevo a cabo a medias y se inauguró oficialmente en 1869 con pedestal, pero sin la estatua de Jaume I, que se instaló después de varios vaivenes en 1891 sobre el proyecto final dirigido por el mismo Teodoro Llorente.

El Parterre que ha llegado hasta nuestros días es fruto de varias actuaciones posteriores y remodelaciones llevadas a cabo a lo largo del siglo XX. La más importante fue la que se tuvo que efectuar después de la riada de 1957, donde el agua alcanzó 2.8 metros de altura en el jardín, que como ya hemos dicho, está situado en el punto más bajo de la ciudad.

 

Toponimia oficial del Parterre

Como hemos comentado anteriormente, el Parterre, como gran plaza cívica y punto de encuentro de muchos valencianos que es, no se libra del uso político que se ha hecho de su nombre oficial. Como en otros muchos rincones de la ciudad, las placas rotuladoras han durado lo mismo en las fachadas circundantes que el régimen político de turno en la poltrona, hasta que entraba el siguiente y las cambiaba.

Cuando en 1812 Suchet derriba las primeras casas para dar paso a una gran solar, este recibe el nombre de plaza de la Aduana por motivos prácticos y obvios al encontrarse el edificio de la Aduana contiguo al solar.

En 1840, durante la regencia de Espartero y el acceso al poder de los Progresistas, Valencia sufre el primer gran cambio en el nomenclátor callejero y la plaza de la Aduana pasa a llamarse oficialmente plaza de la Milicia Nacional, nombre que duró apenas 4 años y que rendía homenaje a las milicias cívico-militares que defendían el orden constitucional frente a los absolutistas.

Sin embargo, el nombre de Aduana seguía siendo el más utilizado debido a su mayor difusión y practicidad. Hasta 1857 cuando Isabel II dio a luz a su hijo Alfonso, futuro Alfonso XII y las autoridades monárquicas decidieron bautizar la plaza con el nombre de Príncipe Alfonso, en su honor.

Ya en esta época, con los proyectos de ajardinamiento propuestos por Monleón y posteriormente por Llorente, la palabra Parterre empieza a sonar con fuerza y arraigar en el imaginario colectivo de los valencianos, al tiempo que la agitada vida política de la época

La siguiente parada en este vaivén toponímico fue a raíz de la revolución de 1868, que trajo consigo nuevos cambios en el nomenclátor, siendo esta vez el nombre del político liberal Juan Álvarez Mendizábal el que acabó dando nombre a la plaza durante el Sexenio Democrático (1868-1874).

En 1875 Alfonso XII es proclamado rey y la plaza recupera el antiguo nombre de Príncipe Alfonso, aunque ya es conocida popular y generalmente como Parterre. Ambos nombres, el oficial de Príncipe Alfonso y el popular de Parterre alternan en documentos, planos y escritos en la Valencia de entre siglos, hasta 1918, cuando el partido republicano de Blasco Ibáñez decide homenajear al presidente de los Estados Unidos Thomas Woodrow Wilson por su decisivo papel durante la I Guerra Mundial. Wilson, que impulsó la creación de la Sociedad de Naciones y fue galardonado con el premio nobel de la Paz, dio nombre a la plaza entre 1918 y 1923, justo hasta la vuelta del conservadurismo al Ayuntamiento de la ciudad, que devolvió a la plaza su primitivo nombre.

postal-plaza-wilson
Postal del Parterre de 1921. En la parte superior el nombre de la plaza: plaza de Wilson. (Fuente: postalesdevalencia.blogspot.com)

 

El nombre comodín de Príncipe Alfonso retomó de nuevo la plaza hasta 1931, que con el advenimiento de la 2ª República paso a llamarse, plaza de Ausias March en honor del ilustre poeta valenciano. Fue en esta época cuando más se valencianizó el callejero de la ciudad y de hecho el primer nombre propuesto para esta plaza fue el de plaza de Valencia, denominación que finalmente acabó sustituyendo al rótulo de la plaza de la Reina, que pasó a llamarse Plaza de la Región Valenciana.

Finalmente y como colofón a toda este baile de nombres, la entrada de las tropas de Franco en Valencia en 1939 supuso otro gran cambio en el nomenclátor callejero y el Parterre pasó a denominarse desde entonces y hasta ahora, plaza de Alfonso el Magnánimo, Rey de Valencia (1416-1456) bajo cuyo reinado se produjo el periodo más importante del humanismo valentino. Lo curioso del caso es que el franquismo, que restituyo todos los nombres anteriores a la república dando por buenos la mayoría de topónimos existentes durante la dictadura de Primo de Rivera, no lo hizo con el de Príncipe Alfonso, y jugando al despiste utilizó el nombre de otro rey llamado Alfonso, pero esta vez de la casa de Aragón, con la cual el nuevo régimen no tenía ninguna desavenencia. Seguramente  la mala relación entre Alfonso XIII y el Dictador al acabar la contienda civil tuvieron mucho que ver en esta decisión.

El topónimo de la plaza de Alfonso el Magnánimo ha llegado hasta nuestros días no sin algún que otro intento de cambio, como la propuesta unánime en denominar a la plaza con el nombre del titular de la estatua que la preside: Jaume I.  Pero en Valencia, donde ninguna estatua está en la plaza homónima, no hubiese tenido gracia. Ahora, Jaume I está en la plaza que lleva el nombre de un descendiente suyo y que todo el mundo conoce como Parterre.

 

EL PARTERRE Y LA TOPONIMIA OFICIAL

DE CALLES Y CASAS NATALICIAS.

José Cristóbal Sorní y Eduardo Escalante fueron dos conocidos personajes del siglo XIX valenciano. El primero, abogado de profesión y político, llegó a ser Ministro de Ultramar en 1873 bajo el gobierno de Pi y Margall, desde donde tomó decisiones trascendentales sobre la liberación de esclavos y la abolición de la esclavitud en Cuba y Puerto Rico. El segundo, por otro lado, fue el mayor y más ingenioso sainetista de la Valencia decimonónica y una de las figuras claves del renacimiento cultural valenciano. Ambos nacieron en Valencia y ambos tienen dedicada, en la actualidad, una calle del Cap i Casal: La de Sorni, que pudo ser de Escalante, no tiene ninguna vinculación con el político valenciano. La de Escalante, que fue la calle del Mar del Cabañal, es donde se encuentra la casa natalicia del famoso sainetero. Dos ilustres valencianos unidos por la toponimia y una curiosa historia sobre calles y casas natalicias en la Valencia de entre siglos.

 

CALLES VINCULADAS A SUS TITULARES

Hasta mediados del siglo XIX, los nombres de las calles de la ciudad de Valencia respondían a criterios prácticos y hacían referencia a aquello que caracterizaba a la plaza o camino en cuestión. Sin embargo, la entrada en escena del liberalismo hizo desaparecer muchas de las antiguas denominaciones, consideradas vulgares, en pro de una serie de símbolos y signos que representaban los ideales y valores del nuevo estado.

De este modo empezaron a surgir, de la mano de comisiones nombradas ex profeso y del cronista de la ciudad, informes sobre cambios en el nomenclátor urbano donde se incluían catálogos de “hechos y nombres gloriosos en letras, armas y ciencias, casi todos del país” que por sus merecimientos fuesen susceptibles de ser homenajeados en el callejero.

En este contexto, fue práctica habitual la rotulación de calles con nombres de personajes que tuviesen una especial vinculación con ellas. O bien que hubiesen nacido en dicha calle, como el Poeta Querol o bien que hubiesen vivido o muerto en ella, como Cirilo Amorós. Pero no siempre fue posible llevar a cabo esta máxima y los sucesivos cambios en la administración y la disparidad de criterios a la hora de rotular las calles hizo que en ciertas ocasiones se vivieran episodios, cuanto menos, controvertidos.

 

LAS CALLES DE SORNÍ Y ESCALANTE  

José Cristóbal Sorní murió en Madrid en 1888 y en su ciudad natal pronto surgieron las primeras voces que demandaban un homenaje digno para tan ilustre valenciano, cuya calidad humana y decidida actuación en contra la esclavitud le hizo ser rebautizado como el “Patriarca de las Libertades”. La calle escogida para rotular con el nombre de tan insigne político fue, como no podía ser de otra manera, la calle de los Cambios, en pleno barrio del Mercado, donde había nacido el patricio valentino allá por 1813. Pero un informe de Félix Pizcueta, entonces cronista de la ciudad, desaconsejo el cambio de nombre por tratarse la calle de los Cambios de un topónimo histórico y por existir numerosas vías en el ensanche todavía por rotular. Después de esta negativa, la siguiente propuesta fue la de dividir la calle de Guillem de Castro en dos tramos y a uno de ellos, entre las Torres de Quart y el río, denominarlo calle de Sorni, pero tampoco prosperó.

Por otro lado, Eduardo Escalante murió en 1895 y pronto la calle donde nació pasó a denominarse con su nombre a petición de los vecinos del entonces independiente Pueblo Nuevo del Mar, formado por los actuales barrios del Cabañal, Cañamelar y Cap de França. Nadie entonces puso reticencias al cambio de nombre de la calle del Mar por el del famoso sainetista. Nadie hasta 1897, cuando el municipio se anexionó de nuevo a Valencia y sus designios volvieron a ser dirigidos desde el Ayuntamiento de la capital.

Fue 1905 cuando el entonces Alcalde de Valencia, Eduardo Llagaria, solicitó al negociado de estadística poner el nombre de Eduardo Escalante, según él: “Una de las glorias de la Valencia contemporánea, por su valor literario y por su excepcional condición de autor” a una de las nuevas calles del ensanche, ya que consideraba que la que tenía dedicada en el Pueblo Nuevo del Mar no hacía justicia con tan eminente autor. La calle propuesta por Llagaria fue la conocida como Continuación de Juan de Austria, la cual unía la calle Colón con el puente del Mar.

La petición del Alcalde fue aprobada por el Consistorio, pero pronto llegó a oídos de los vecinos de la calle Escalante del Cabañal, los cuales remitieron una carta al Ayuntamiento rogando que no se llevase a la práctica dicho cambio ya que “se ven muy honrados en que esta calle lleve el titulo de Escalante por existir tan insigne escritor valenciano en la memoria de todos nosotros y además por tener su casa natal en el número treinta y uno de dicha calle”.

Finalmente el ruego de los vecinos del Pueblo Nuevo del Mar fue atendido y Eduardo Escalante siguió dando nombre a la calle donde nació, para gloria de los vecinos del barrio marinero. A su vez, la calle Continuación de Juan de Austria acabó rotulándose con el nombre de Sorní, al que le habían negado la calle donde nació. La placa de la calle de Sorní se inauguró en 1906 con un gran boato por parte de las autoridades y en 1913, con motivo del centenario de su nacimiento, se puso una lápida conmemorativa, ahora sí, en su casa natal de la calle de los Cambios.

placa Sorni
Lápida conmemorativa del centenario del nacimiento de José Cristóbal Sorní, colocada en 1913 en la calle de los Cambios nº 3, en la casa natalicia del político valenciano.
DE CALLES Y CASAS NATALICIAS.

EL BLUES DEL CINE “LOS ÁNGELES”

El Llatzaret de Monteolivete, on es tractava pacients amb malalties infeccioses es va traslladar en 1720 prop del port, al sud de la desembocadura del riu Túria, per a facilitar el seu aïllament i el trasllat dels malalts que arribaven en vaixell a la ciutat. La zona on es va instal·lar el nou Llatzaret estava formada per barraques disseminades entre hortes i era coneguda com la Punta d’En Silvestre, però prompte el nom de la nova institució va anar arrelant i va passar a denominar a tota aquella partida de la ciutat, que amb el temps es va deformar fonèticament donant lloc al topònim Natzaret.

“Los Ángeles” va ser durant 20 anys el cine del barri. Situat a esquenes de l’antic quarter de la Guàrdia Civil de Natzaret des de mitjans dels anys 60 del segle XX, este cine de 450 localitats va projectar els millors títols de l’època, actuant de focus cultural dins d’un barri assotat per les tragèdies naturals i la marginació política i social. Però la pàgina més important que es va escriure en este cine res va tindre a vore amb el sèptim art i sí amb les reivindicacions socials i la lluita veïnal.

planta cine los angeles
Plànol en planta del Cine “Los Angeles” de Natzaret. Font: http://www.prospectosdecine.com.

 

CARRERS DE LA GENT

El respecte per la toponímia històrica és a Natzaret un fet simptomàtic. Els carrers Majors, Alta i Baixa de la Mar i el del Canal, entre altres, són autèntics fòssils, fites en el nomenclàtor urbà d’una ciutat i les seues pedanies que fa temps van perdre gran part d’este patrimoni toponímic. Però també és molt significatiu a Natzaret l’ús del nomenclàtor urbà per a homenatjar personatges populars del barri. Rètols de gent anònima que no obstant això ajuden a mantindre viva la memòria d’un poble en constant lluita contra el desarrelament.

Tal és així, que fa poques dates es va retolar oficialment a Natzaret un nou carrer i com no podia ser d’una altra manera, va ser dedicat a un personatge popular del barri, Josep Mª Tena Artola, un dels treballadors que més implicació va tindre per a dur a terme la construcció d’un grup de cases barates per als tramviaris a Natzaret en 1916. A més, el seu nom s’unix als de Francisco Falcons i Manuel Andrés, altres dos tramviaris que retolen els dos carrers que flanquegen el popular barri, oficialment denominat d’Alfons XIII, però popularment conegut com el barri dels Tramviaris. Poques cases queden ja d’este peculiar barri, a penes 4 o 5, però els noms dels carrers, autentica guia de personatges populars i toponímia històrica, sempre ens recordarà qual va ser el seu origen.

Rótulo calle Jose Maria Tena Artola
Rètol del nou carrer del tramviari Josep Mª Tena Artola.

 

LA TRAGÈDIA QUE VA ESPERONAR AL BARRI

Com hem vist, la vinculació de Natzaret amb la seua guia de carrers és més que evident. Però on més patent es fa és en la placa d’un carrer, límit occidental del poblat que fa referència a l’accident succeït el 10 de febrer de 1976 en la porta del Cine “Los Ángeles”, i que va suposar un punt d’inflexió de la història recent del barri.

Aquell dimarts un grup de veïns s’havia citat en el cine “Los Ángeles”, que havia sigut cedit gratuïtament per a l’ocasió, amb el llavors alcalde Miguel Ramón Izquierdo per a exposar-li les preocupacions i reivindicacions que tenien sobre el barri. Ramón Izquierdo, que òbviament encara seguia influït pels esquemes del franquisme, ara es mostrava més obert al diàleg i pregonava als quatre vents la seua intenció d’acostar l’Ajuntament al poble, cosa que no havia fet en el seu anterior mandat, entre setembre de 1973 i gener de 1976.

Entre les reivindicacions que esperaven l’Alcalde eixa vesprada, no faltarien els problemes habituals que en aquella època tenien molts dels barris de la perifèria de la ciutat: falta de clavegueram, pavimentat de carrers, neteja i cobriment de séquies, xabolisme, etc. Però una de les coses que més preocupava els veïns era la falta de senyalització viària i l’intens tràfic de vehicles no autoritzats i de gran tonatge que transportaven fustes per tota la barriada.

La reunió estava convocada a les 19:30h, però unes hores abans, un tractor amb remolc que transportava il·legalment un tronc de grans dimensions i mal estibat, va bolcar en el carrer del Canal quan es disposava a girar cap a la del Castell de Pop. El tronc, com si d’una premonició macabra es tractara, va caure just davant de la porta del Cine “Los Ángeles” on desgraciadament es trobava Isabel Nebrada, una coneguda veïna del barri de 36 anys d’edat i mare de tres fills, causant-li la mort.

Recorte Levante Isabel Nebrada
Retall de la primera plana del diari Levante del 11 de febrer de 1976. HMV.

 

Els veïns, consternats, es van reunir per a tallar l’accés al barri de vehicles perillosos i van impedir que la Guàrdia Civil retirara el tronc fins a l’arribada de l’Alcalde. La reunió es va celebrar finalment en un cine replet de públic i davall una gran tensió, que va trencar en emoció durant el respectuós minut de silenci.

Aquell tràgic esdeveniment va suposar un abans i un després en el barri. L’Associació de Veïns de Natzaret es va formalitzar eixe mateix dia i un dels seus primers actes va ser la demanda d’un carrer en honor a Isabel, que sense voler es va convertir en símbol de la lluita de tot un barri. En 1979 el primer Ajuntament democràtic va oficialitzar el nom de Isabel Nebrada al nomenclàtor possant-li el nom a un carrer en projecte paral·lel al del Canal, a escassos metres del Cine “Los Ángeles”.

Rótulo calle Isabel Nebrada
Rètol del Carrer dedicat a Isabel Nebrada.

 

Des de llavors moltes coses han passat en el barri. Una història repleta de moltes llums i alguna ombra. Des de llavors, a Natzaret, el barri marítim que es va quedar sense mar, continuen sonant les notes d’aquell blues, la tornada del qual va començar a escriure’s en el cine “Los Ángeles”.

 

 

EL BLUES DEL CINE “LOS ÁNGELES”

EL BARRI QUE MAI DEURIA HAVER ESTAT ALLÍ

Els primers assentaments humans, les primeres ciutats, encara que bàsiques en la seua concepció, van requerir, sens dubte, d’uns coneixements profunds de la topografia i hidrografia de la zona per part dels seus primers habitants. Els romans, per exemple, van demostrar gran destresa a l’hora d’ubicar els seus campaments i estos, en molts casos, van acabar convertint-se en grans referents urbans. És el cas de la nostra Valentia, que va ser fundada en la part més alta d’una illa fluvial del Túria on, entre altres coses, s’evitaven les constants avingudes del devastador riu. Però en l’era industrial tot va canviar i les ciutats van començar a créixer davall altres criteris, molts dels quals es van demostrar, a posteriori, fallits.

En la segona mitat del segle XIX la ciutat de València va patir un gran increment demogràfic, es va annexar els poblats que la circumdaven i va donar recer als primers immigrants. Barris de cases barates per a obrers van començar a esguitar l’horta i al voltant de les noves infraestructures es polaritzaven nous assentaments. L’estació ferroviària del Grau i el nou port van suposar un gran focus d’atracció que va transformar per complet la fatxada marítima de la ciutat, produint-se l’expansió dels assentaments històrics i donant lloc a noves colonitzacions, alguna d’elles en zones poc propícies, com la que se va anar consolidant a la vora del riu Túria, en el seu marge esquerre i molt prop de la desembocadura, coneguda com Cantarranas.

Cantarranas  plano 1925 señal
El barri de Cantarranas (en roig) en la vora esquerra del riu Turia i prop de la desembocadura. Plànol de València de 1925.

 

El modest barri de Cantarranas va conèixer la seua esplendor durant el primer quart del passat segle, quan va arribar a estar format per més d’un centenar de vivendes, però el seu ocàs va sobrevindre prompte, provocat en gran part per la seua mala planificació. Hui, un quarter de la Guàrdia Civil és l’única referència d’un barri que mai va haver d’estar allí, però que en la seua curta vida ens va llegar una anècdota sense igual en la història del nostre nomenclàtor urbà.

 

UN BARRI MALEÏT

Cantarranas és un barri poc conegut, sense relat, situat en terra de ningú a esquenes del Grau i avocat al riu, que sempre que va poder va reclamar eixes terres per a ell. El Passeig de Cantarranas i el carrer del Espolón de Cantarranas ens recorden el nom d’un barri que ja no és tal. Tan sols un grapat d’edificis oficials i algunes vivendes que amenacen ruïna en la vorera dels números parells del no retolat carrer de l’Exèrcit Espanyol, un magatzem de materials de construcció, un llavador de cotxes i algun despistat que aguaita a vore si és cert allò del circuit de Fórmula 1. Són els últims de Cantarranas.

rotulos
Toponimia referent a Cantarranas encara existent.

 

Quasi totes les referències que trobem d’esta part de la ciutat solen estar relacionades amb catàstrofes, sobretot amb riuades i avingudes del Túria, que en eixe replec sempre va trobar una bona eixida al mar. De fet, en la primera gran riuada que es va fotografiar, la de 1897, ja trobem notícies sobre els estralls que va causar en la zona de Cantarranas.

La seua situació, intricat entre el port, l’estació del Grau i els depòsits de Campsa també va causar en el barri no pocs fets funestos. Les canonades que comunicaven els depòsits amb el moll de càrrega de combustible travessaven subterràniament el barri i en 1934 es va produir un accident que va provocar diverses explosions i va afectar nombroses vivendes. La maleïda localització també li va fer ser protagonista dels bombardejos que va patir la ciutat durant la Guerra Civil. En l’epicentre de la zona d’actuacions portuàries, el barri va ser pràcticament arrasat per l’aviació de Mussolini.

Després van arribar les riuades del 49 i del 57 i els pocs valents que quedaven, van fugir. El xicotet pont de ferro que comunicava Cantarranas amb Natzaret se’l en porta el riu per davant, però ningú ho va tornar a reclamar. Ja no seria necessari. A finals del segle XX, desmantellades la platja de vies i els depòsits, pareixia que la zona tornava a entrar en els plans urbanístics de la ciutat, però tan sols li esperava el seu acabament final.

1920 Puente en Nazaret
Pont de ferro que unia Cantarranas amb Natzaret i que va ser arrasat pel riu en 1949. Foto: Blog de Soler Carnicer.

 

Els nostres visionaris polítics van rodejar Cantarranas d’un flamant circuit de Fórmula 1 que suposadament portaria riquesa i prosperitat a la zona. Res més lluny. Anar hui per allí produïx desfici. Un riu que desemboca en una rotonda, un circuit abandonat entre embolics de tanques, caos urbà, desídia. I un pont, com el de ferro que es va portar la riuada del 49, però amb un cost de 15 milions d’euros i clausurat per que va de cap lloc a enlloc.

LA TOPONÍMIA QUE VA TRIAR CANTARRANAS

Però no tot van ser males notícies a Cantarranas. Com he comentat anteriorment, entre catàstrofe i catàstrofe, el barri va viure una època d’esplendor en les primeres dècades del segle XX, que va donar lloc a la creació d’un poblat densament habitat, format per illes de cases allargades i paral·leles entre si i al veí pont de les Drassanes, formant una retícula semblant a la del Cabanyal i Canyamelar.

Va ser llavors, a l’abril de 1913, quan el barri de Cantarranas, ja consolidat i en plena expansió va demandar la retolació dels 10 carrers que ho conformaven i que fins a eixe moment no tenien nomenclatura oficial. Però davant de la passivitat de l’ajuntament, els veïns, organitzats com a Societat Cooperativa Mútua “La Defensa” del Barri de Cantarranas van decidir retolar pel seu compte i risc els seus carrers. Per a això van dirigir una missiva a l’Alcalde on li van adjuntar els noms de les noves vies i li van emplaçar a la seua inauguració el dia 2 de maig, coincidint amb les festes del centenari de la Santa Creu del Grau.

Crida l’atenció, que dels deu noms proposats pels veïns de Cantarranas, cinc varen ser de polítics del partit conservador: Genaro Pérez Moso, Navarro Reverter, Antonio Lázaro, Juan López, Juan Bautista Valldecabres i González Besada. Altres dos carrers van ser dedicats a personalitats relacionades amb el port com José María Fuster i José Juan Domine. Una altra a un monàrquic com el Comte del Grove i finalment a l’Exèrcit Espanyol, que és l’única que perdura amb el mateix nom i traçat.

calle ejercito español
Carrer de l’Exèrcit Espanyol, únic vestigi del que va ser el barri de Cantarranas en l’actualitat.

 

Finalment els noms van ser acceptats pel Consistori en sessió celebrada el 19 de maig de 1913, excepte el de Juan Navarro Reverter, per al que va ser proposat un altre carrer més glamurós. A Cantarranas el seu nom va ser substituït pel de José Maestre Laborde, un altre polític del partit conservador i alcalde de la ciutat en dos ocasions entre 1907 i 1915. Segons conten les cròniques de l’època, alguns regidors van acudir a la inauguració dels rètols dels carrers i van ser rebuts pels veïns amb pastes i licors.

 

orden del dia calles cantarranas
Orde del dia on es va aprovar la retolació dels carrers de Cantarranas. Retall del diari la Voz Valenciana del 20 de maig de 1913.

 

Tal vegada, amb l’elecció dels noms dels seus carrers, els veïns de Cantarranas van voler buscar el favor de polítics i prohoms de l’època perquè fixaren la seua atenció en un barri, el seu, al marge de les polítiques urbanístiques del moment. Amb tota seguretat no van aconseguir la seua comesa i el barri finalment va sucumbir als designis d’un assentament mal planejat. Però queda per al record i per a la història de la nostra ciutat la forma en què els veïns de Cantarranas van retolar els carrers del seu barri, un barri maleït que mai va haver d’estar allí.

 

 

EL BARRI QUE MAI DEURIA HAVER ESTAT ALLÍ

LAS PLAZAS, ESCENARIOS SIMBÓLICOS DEL PODER

Las grandes plazas del centro histórico de nuestra ciudad, espacios abiertos entre el enjambre de calles de trazado medieval, se han ido conformando y ensanchando a lo largo de los últimos 150 años, aprovechando desamortizaciones y procesos urbanísticos de carácter higienista y especulativo.

De todas ellas, hay cuatro, las más significativas, que han sido asociadas tradicionalmente con los poderes fácticos de la ciudad. Así, la plaza de la Virgen simbolizaría el poder religioso, la del Mercado el comercial, la de la Reina el civil y la del Ayuntamiento, el financiero.

Plaza_de_la_Virgen_1915
Plaza de la Virgen, escenario del poder religioso, en 1915. AHMV

 

Son las plazas, por tanto, escenarios de poder donde se concentra el valor simbólico y la memoria de una ciudad, y no es de extrañar que el control sobre sus nombres, sobre la toponimia de estos lugares referentes, haya sido motivo de disputas y controversias desde que los nombres de las calles y plazas empezaron a ser utilizados a favor de una ideología u otra.

Sin duda, la plaza del Ayuntamiento, como plaza Mayor de la ciudad que es, es la que más vaivenes ha tenido en el nomenclátor, siendo utilizado su rótulo la mayoría de las veces con fines políticos. Pero la última polémica con los nombres de nuestras plazas, antes del paso del Caudillo al País Valenciano, no tuvo tintes políticos y la protagonizó la plaza de la Reina en los años 70.

 

DE LA REINA A LA REGIÓN

El ensanchamiento de la plaza de Santa Catalina nació en 1878 con vocación regia, recién restaurada la monarquía borbónica después de la primera república. A ese espacio urbano, surgido del derribo de una manzana triangular de casas y la desamortización del convento de Santa Tecla, se le puso el nombre de plaza de la Reina en honor a la reina consorte Mª de las Mercedes de Orleans, que falleció pocos meses después de casarse con Alfonso XII, con tan solo 17 años de edad.

A principio del siglo XX, la plaza de la Reina, con los nuevos accesos, hacia el mar por la nueva y flamante calle de la Paz y hacia el sur con el ensanchamiento y regularización de la de San Vicente, devino en el nuevo centro comercial de lujo de la ciudad. Entonces, el blasquismo, muy interesado realizar un lavado de cara de la toponimia urbana de la ciudad a su gusto, propuso el cambio de la Reina por el del escritor francés Víctor Hugo, pero nunca se llevó a cabo. Con Peris y Valero y la calle de la Paz fueron más pertinaces y consiguieron que el nombre del político valenciano figurase durante varios años alternando con la Paz durante el primer cuarto del siglo XX.

Valencia 1926
Vista aérea de Valencia tomada en 1926 donde se distingue la circular plaza Redonda y la triangular plaza de la Reina. AHMV.

 

Con la llegada de la Segunda República los nombres relacionados con la monarquía borbónica fueron depurados de inmediato, sucediéndose un baile de nombres para todas las vías y plazas que los ostentaban. Para la plaza de la Reina el primer nombre que se propuso fue el de la República, pero el sector valencianista intercedió pidiendo mayor presencia de símbolos patrios y sugirió nombres como Región Valenciana, Señera y Ausiás March. Finalmente, la plaza de la Reina pasó a denominarse de la Región Valenciana, la del Príncipe Alfonso de Ausiás March (Actual Alfonso el Magnánimo) y la del Marqués de Estella, de la Señera (Actual de la Puerta del Mar).

 

LA POLÉMICA PLAZA DE ZARAGOZA

Al finalizar la Guerra Civil, la plaza de la Región Valenciana volvió a denominarse de la Reina y así perduró hasta finales de los 60, cuando se desató una fuerte polémica en la ciudad de la que participaron instituciones, entidades culturales, medios de comunicación y vecinos. La causa, un nuevo cambio de nombre de la plaza. Finalmente, la polémica duró 10 años en los que se cambió todo para que todo siguiese igual.

Desde los años 30 que se empezó con la piqueta, hasta 1969, la plaza de la Reina fue ampliándose a base de derribos hasta llegar a las puertas de la Catedral. Desde la primitiva y pintoresca plaza triangular hasta el “bunyol”, como la llamaron algunos entonces, pasaron casi 40 años de vergonzante y lamentable imagen en la plaza más céntrica de la ciudad.

El fin de las obras supuso la pérdida de la trama urbana medieval y la toponimia que la acompañaba, entre ella, la de una calle con tanto arraigo y solera como había sido la de Zaragoza. Entonces, el Ayuntamiento en primera instancia, para paliar tanta perdida de patrimonio, propuso que la calle del Pilar (actual Roger de Flor) cambiase a Zaragoza, por la duplicidad entre calle y plaza del Pilar y por la obvia relación entre dicha virgen y la capital aragonesa. Del resto de calles perdidas, la plaza del Micalet quedaba reconocida en la propia calle y las de Campaneros y Puñaleria, al hacer referencia a calles gremiales se decidió, a expensas del Cronista, dejarlas perder para evitar errores de localización futuros.

Pocas semanas después, los vecinos del barrio de Velluters y algún político no vieron con buenos ojos el cambio de Pilar por Zaragoza y en una decisión salomónica el Ayuntamiento acordó denominar a la plaza de la Reina como plaza de Zaragoza. Un ejercicio de metonimia toponímica, la parte por el todo, que pronto levantó ampollas.

El primero en poner el grito en el cielo fue el Ateneo Mercantil, que abogaba por mantener el topónimo histórico de la Reina, aún sin saber de qué reina se trataba (especularon incluso con que se trataba de Na Violant de Hungría, mujer de Jaume I) y que en caso de cambiarse, existían nombres más apropiados para la segunda plaza de la ciudad, como recuperar el nombre de Región Valenciana o plaza de la Catedral, por haber llegado dicha plaza hasta la fachada de la misma. Incluso el propio Ateneo ya propone como plaza de Zaragoza la resultante de los derribos de la estación de Aragón.

El Ayuntamiento tomó nota, pero la réplica no se hizo esperar. Días más tarde el Centro Aragonés de Valencia envió una misiva al entonces alcalde, Vicente López Rosat, donde se pedía firmeza para mantener el nombre de Zaragoza en la plaza y se hacía un alegato a la hermandad de los pueblos aragonés y valenciano, haciendo alusión a la ascendencia aragonesa de Blasco Ibáñez y Sorolla y a la ayuda que el pueblo aragonés brindó al valenciano en la riada del 57.

La polémica estaba servida cuando los rótulos de plaza de Zaragoza sustituyeron a los de la Reina ese mismo año. Los planos y guías adoptaron enseguida el nuevo nombre, pero el pueblo, los vecinos, siguieron utilizando el nombre de plaza de la Reina en su quehacer diario y en sus manifestaciones culturales. La falla de dicha plaza nunca adoptó el nombre de Zaragoza. Para muestra, un botón.

Placa Plaza Zaragoza2
Rótulo de la plaza de Zaragoza en 1971, actualmente plaza de la Reina. ADPV

 

Otras instituciones no tardaron en participar de la polémica. El Centro de Cultura Valenciana cortó por lo sano y propuso el nombre de plaza del Reino de Valencia, que entonces no tenía la avenida que actualmente se conoce por este nombre, alegando que en Zaragoza existía una plaza de Aragón y en Barcelona una dedicada a Cataluña.

En la prensa también hubo disparidad de opiniones y, por ejemplo, en un artículo firmado por Carlos Sentí en el diario Levante del 26 de abril de 1970, este se postula a favor del nombre de Zaragoza por ser el topónimo más antiguo y que hacía referencia a los moradores de aquellos lares que llegaron con Jaume I durante la conquista.

Con los años, la polémica se fue enfriando, pero la interinidad del nombre de Zaragoza era latente en todos los sectores de la sociedad valenciana. Hasta que 10 años después, ya con el ayuntamiento democrático al frente, Reino de Valencia sustituyó a Primo de Rivera, la Reina volvió a rotular la plaza, como si de un mal sueño se hubiese despertado y Zaragoza dio nombre a la moderna plaza que anunciaba el inicio de la avenida de Aragón.

Hoy, después de 140 años y tras numerosos avatares, la plaza de la Reina sigue conservando su nombre histórico, aunque no está exento de peligros en la actualidad dada su duplicidad con otra calle del mismo nombre en el distrito marítimo que mantiene en jaque a los estadistas más ávidos. La historia de su nomenclatura es la historia misma de nuestra ciudad contada en clave de plaza, auténticos centros de poder urbano.

LAS PLAZAS, ESCENARIOS SIMBÓLICOS DEL PODER