UNA BALADA PUNK EN LES FALLES DEL 87

Els xiquets de la generació de la transició, sobre tot els que vàrem nàixer en els últims 70 al Cap i Casal, tenim gravat en la nostra memòria compartida el nom d’un “Punki” violent i perillós que va a atemorir als veïns de la ciutat de València de finals dels 80 i principis dels 90, des de la Trinitat fins la Xerea passant per la Seu i el Carme, conegut amb el malnom de Coixo Manteca. Però el nom d’aquell esgarrifós personatge (això ens havien fet creure) no va transcendir més enllà de la nostra infància i es va quedar ancorat en l’imaginari col·lectiu d’aquella promoció de xiquets que ara, trenta anys després, quan tornem a recordar-lo, no sabem si es tracta d’una llegenda infundada o realment va existir i coexistir entre nosaltres.

La realitat, que sempre supera la ficció, és que el Coixo va ser una figura tan real com el convuls període de nostra història que el va tocar viure, símbol dels moviments “okupes” i contraculturals a Espanya, i protagonista accidental de les vagues estudiantils de 1987. Natural de Guipúscoa, Jon Manteca (Mondragón, 1967 – Orihuela, 1996) va perdre la seua cama i quasi la vida als 16 anys, quan pujat a un pal elèctric va rebre una descàrrega de 5.000 volts (Gayo, 2014). Conegut des de llavors com a Coixo Manteca, als 18 anys va abandonar la seua casa i va recórrer Espanya de casa en casa “Okupa” i de presó en presó.

A València va arribar en març de 1987 (Las Provincias, 14 de març de 1987), atret per les Falles i per l’onada de punks que s’anaven a congregar eixe any a la ciutat amb motiu de la festa gran. Aleshores el Coixo ja hi era famós. Una foto seua trencant un panell lluminós de l’estació del metro de Banc d’Espanya a Madrid el 23 de gener del mateix any en mig de les revoltes estudiantils, va pegar la volta al mon. A ell, que no era estudiant ni l’importaven massa, li va agarrar la manifestació en Cibeles demanant almoina, el seu modus vivendi, i es va afegir quan va vore l’actitud de la policia, que fins i tot va disparar foc reial i ferí una xica.

el cojo manteca en marzo del 87
El coixo Manteca i un grup de punks en març del 87 en les rodalies de Requena. Foto: Roberto Villagraz.

Ja a la Capital del Túria, el Coixo Manteca va engrandir la seua llegenda. Dins de la turba de punkis que va envair la ciutat eixos dies, destacava la seu presència: cadenes, botelles, pinxos, i les sues crosses que el feien inconfusible. En pocs dies va ser empresonat dos vegades a la Carcel Modelo. La primera per no portar identificació i la segona per entrar en la Basílica amb litrones i brofegar i insultar als parroquians que, presumptament, no li donaven almoina.

Eixos dies els punkis van alterar l’orde i tranquil·litat dels barris de Ciutat Vella. Amb una quantitat superior a 50 membres, es donaven cita tots els matins a la plaça de la Mare de Déu, on assetjaven als vianants, furtant i fins i tot, ferint veïns i comerciants. Estaven quasi tots allotjats en un edifici ruïnós del carrer de dalt i en una batuda la policia se’n portà uns 30 per provocar disturbis al mateix barri del Carme. Però al matí següent ja estaven de nou al carrer. Varen vindre a falles a passar-se’l bé a la seua manera i de bon tros que ho van aconseguir. Un grupet d’ells va ser detingut a la plaça, llavors del País Valencià, amb una llanda de gasolina i una tea encesa amb intenció de cremar la falla municipal. També intentaren destrossar la falla que Miguel Santaeulalia va plantar a Na Jordana i la varen mamprendre llançant botelles i pedres a la gent que estava rodant-la tranquil·lament (Levante EMV, 20 de març de 1987). Fins i tot, el dia de la cremà no deixaren botar-li foc una falla del barri i se’n ficaren dins d’un altra quan ja estava en flames.

Dels punkis es van vessar rius de tinta aquelles falles del 87, però també la polèmica falla municipal va copar grans titulars. Perquè el foc només siga un espill va pagar la seua mala ubicació (Esbrí, 2014) i la virulenta campanya de l’establishment faller i dels mitjans més reaccionaris, però la realitat és que el famós cadafal de Manolo Martin, Sento Llobell i Manuel Vicent és considerat, hui per hui, una de les falles més innovadores, originals i icòniques de quantes s’han plantat a la vella plaça major de València. Que no es va acabar és, per eixemple, un dels falsos mites que els grups de difamadors es varen encarregar de difondre per tal de desprestigiar la falla i al grup polític que la va triar.

Des d’aquelles falles del 87, el nom del Coixo Manteca va ser utilitzat durant anys pels pares i mares dels barris del centre històric com a argument per a acovardir als seus fills i persuadir-los d’anar-se’n lluny de casa, l’escola o el casal. !Espaiet amb el Coixo Manteca¡ va ser una frase molt recurrent dels nostres majors amb la intenció d’allunyar-nos dels ambients marginals i violents que traspuaven els barris antics del Cap-i-Casal als anys huitanta i noranta.

Però, com afirmà Emili Piera, la realitat és que a Jon Manteca el van convertir, la societat i els mitjans de l’època, en el “malo de la pelicula”, un personatge de consum fàcilment consumible (La Hoja del Lunes, 9 de març de 1987). La seua imatge de punki mutilat, inadaptat i agressiu representava ben be al roín de manual i exemplar d’aquella Espanya de la post transició. Manteca va morir poc després de tot açò, lluny dels focus, lumpen i amb 29 anys, víctima de la lacra que va suposar el SIDA i les drogues per a tota una generació. El seu mite, que l’equiparava amb el Coco o l’Home del Sac, encara va romandre al nostre imaginari prou anys després del seu traspàs, tot coincidint amb l’apogeu del Casal Popular del carrer Flora. Al capdavall, va ser una persona reial, un personatge manipulat i una llegenda urbana en aquella València que encara estava eixint de la foscor.

 

 

 

 

 

Bibliografia

Esbrí, iván (2010): “Perquè el foc fou un espill. Article dedicat a una falla”, Revista d’Estudis Fallers, 15, p. 20-27.

Gayo, Alberto (2014): “Los violentos del 22-M y el Cojo Manteca”, Responsable la empresa anunciadora, blogs de Interviú (en línea, http://blogs.interviu.es/responsablelaempresaanunciadora última consulta: 23 octubre 2016).

Las Provincias, del 17 al 21 de març de 1987.

Levante EMV, del 17 al 21 de març de 1987.

La Hoja del Lunes, del 9, 16 i 23 de març de 1987.

UNA BALADA PUNK EN LES FALLES DEL 87

El “Tio Pep” reclama su sitio en la plaza

La falla de la Plaza de la Reina-Paz-San Vicente, conocida popularmente como “Tío Pep”, está a la expectativa de lo que parece ser, después de muchos proyectos desechados y muchas promesas políticas incumplidas, la ansiada remodelación de la Plaza de la Reina. Y es que el actual equipo de gobierno del  Cap i Casal se ha propuesto el objetivo, nada desdeñable, de remodelar las históricas y mal tratadas plazas del centro de la ciudad, entre ellas la de la Reina.

Un ritual secular

El 14 de enero de 1878, la comisión de estadística del Ayuntamiento de Valencia se hace eco del inicio de las obras de ensanche de la Plaza de Santa Catalina y, ante la inminente boda Real entre Alfonso XII y Mª de las Mercedes de Orleans, propone que esta nueva plaza lleve el nombre de Plaza de la Reina en honor a la nueva soberana. Sin solución de continuidad, en marzo de 1880 se planta, según las crónicas y los testimonios de  Elías Tormo y José Manaut entre otros,  la primera falla en la recién inaugurada plaza.

1895
Fotografía 1. La plaza de la Reina en 1895. Archivo Histórico Municipal de Valencia (AHMV).

 

De aquella coqueta e incipiente Plaza de la Reina de 1880 ya no queda nada, ni su fisonomía, que poco tiene que ver con la actual plaza, ni sus comercios, algunos de ellos centenarios pero ya desaparecidos. Ni siquiera el Miguelete asomaba por allí, ya que la plaza se abre a la Catedral y su torre a finales de los 60 con el derribo de la última manzana de casas que separaba la Plaza del Miguelete y la Plaza de la Reina. De todo lo que ha sucedido en esta plaza desde hace 135 años lo único que perdura es el ritual de la “plantà” y “cremà” de una falla cada mes de marzo.

Cronología de un desatino

La plaza de la Reina no es el sitio de encuentro y convivencia que debería ser esta zona histórica y centro neurálgico de la ciudad. Es más bien una rotonda mal disimulada, un lugar de paso, incoherente y antipático para vecinos y turistas. Pero no siempre fue así.

Entre la apertura de la plaza en 1878 hasta los primeros derribos de la manzana central en 1930, el aspecto de la plaza no varió cuanto apenas, salvo los dos bellísimos edificios que el maestro Lucas García levanto a finales del siglo XIX en las esquinas de la calle San Vicente con la plaza de la Reina, conocidos como “La Isla de Cuba” y “Sánchez de León”.

1898 PLAZA DE LA REINA
Fotografía 2. La falla de la plaza de la Reina de 1898 rematada por el transatlántico “Loyola” en clara alusión a la guerra de Cuba. Al fondo, el edificio de “La Isla de Cuba” en construcción. Foto cedida por Pilar Martinez Olmos.

Los distintos ayuntamientos de principio de siglo ansían convertir la plaza en el corazón de la ciudad y se barajan varios proyectos e incluso se pulsa la opinión de la ciudadanía, que apuesta mayoritariamente por una “plaza grande”, que abarque desde la calle San Vicente hasta la catedral.

Pero no es hasta 1930 cuando, siguiendo los proyectos de Aymamí y Goerlich, comienzan los derribos de la manzana central, que ante la falta de consenso e indefiniciones, seguido de los convulsos años de la guerra civil, se dilatan 20 años. La plaza llega a la década de los 50 convertida en un solar, donde ya solo permanece en pie la manzana que separa las plazas del Miguelete y de la Reina.

 

 

1956
Fotografía 3. La plaza de la Reina convertida en un solar en 1956. AHMV

En 1951 se convoca un concurso de ideas para la reforma de la plaza. Se presentan 18 trabajos, de los cuales se seleccionan 3 premios y 8 accésits. Ninguno de estos proyectos se llevo a cabo y las nuevas alineaciones seguían sin definirse. Ante la infame panorámica que ofrecía la plaza, la opinión pública empezó a generar cierto descontento, a lo que el ayuntamiento de Tomás Trenor respondió con un lavado de cara de la plaza: Se construye un estanque rodeado de jardines y en 1959 se inaugura la famosa fuente luminosa.

 

 

 

1963 Plaza Reina b JH
Fotografía 4. La falla de la plaza de la Reina en 1963 con la fuente en primer término. Archivo José Huguet

En 1963 empiezan a derribarse las últimas fincas que separaban las plazas da la Reina y del Miguelete y en 1968 se aprueba la construcción del aparcamiento subterráneo. La fuente, que no duró ni una década, fue desmontada y llevada a los jardines de viveros donde todavía hoy continúa. De los restos arqueológicos que supuestamente deberían haber aparecido durante la construcción del aparcamiento, mejor ni preguntar.

En 1970 se inaugura el parking subterráneo y desde entonces, salvo algún que otro parche en fachadas y pavimentos, la plaza sigue con la misma fisonomía. Ni siquiera los primeros ayuntamientos democráticos ni el concurso de proyectos organizado por el Colegio de Arquitectos en 1999, cuyo primer premio parece será rescatado para la futura reforma,  ha conseguido sacar del letargo a nuestra querida y malograda “antiplaza” de la Reina.

1970
Fotografía 5. Las autoridades locales y la Fallera Mayor del “Tio Pep” inaugurando el parking subterráneo en 1970. AHMV

Centro de festejos y tradiciones populares

Antes de entregar su alma al tráfico rodado, la Plaza de la Reina fue durante muchos años el centro neurálgico de la celebración de festejos y tradiciones populares. Con la apertura de la calle de la Paz, el centro comercial de la ciudad pasó del Mercado a la Reina, y se fue de ella cuando la convirtieron en un solar.

A principios del siglo XX, la plaza era un lugar de celebración, invitaba a ello. En ella se han celebrado procesiones cívicas, religiosas, recibimientos reales e incluso se levantó un arco del triunfo en honor a Blasco Ibáñez en 1921. Pero sin duda, lo que marcó una época en la historia festiva de la plaza y de la ciudad, fue la plantà de la más famosa trilogía de ninots gigantescos erigida nunca: El “Tio Nelo”, “La muller del Tio Nelo” y “Nelet i Quiqueta”.

El “Tio Nelo”, que representaba al típico labrador de la huerta valenciana, fue plantado por los comerciantes y vecinos de la plaza en 1900 con motivo de la Feria de Julio. Presentado como arco de buen humor, con cara socarrona y “escarramallat”, permitía el paso de carros y tranvías por debajo de sus piernas. En 1902, los vecinos nostálgicos y animados por los éxitos que cosechó el “Tio Nelo” plantaron en fallas a “la muller del Tio Nelo”, que consiguió el 2º Premio. Y finalmente, en 1904 y nuevamente para celebrar la Feria de Julio, cierran la trilogía plantando 2 gigantescas figuras, ella sentada y él tocando la guitarra,  que representaban a “Nelet i Quiqueta”.

1904 Feria de Julio Plaza la Reina JH
Fotografía 6. “Nelet i Quiqueta” plantados por los comerciantes en la plaza de la Reina para la Feria de Julio de 1906. Archivo José Huguet.

 

Desde su creación, hasta el final de la contienda civil, la plaza vivió sus mejores momentos como centro comercial y cultural de la ciudad. Cualquier acto relevante se celebraba allí. En la plaza de la Reina han plantado fallas  el Círculo de Bellas Artes, La Societat Humorística l’Antigor e incluso la marca comercial Tintes Iberia, que plantó una falla publicitaria en 1924.

Los años dorados de la plaza se desvanecieron a golpe de piqueta. en los años 40, con la manzana central a medio derribar, se intentó recuperar el espíritu festivo de la plaza y de nuevo, evocando al “Tio Nelo”, se plantó una falla rematada por un ninot de espectaculares dimensiones titulada “Vuelve el Tio Nelo”, que fue arriesgada por su composición pero sobre todo por su argumento crítico contra el hambre, la falta de luz y el estraperlo típico de la postguerra.

 

1946 L 140 Plaza Reina 1946 JH
Fotografía 7. El “Tio Nelo” vuelve a la plaza de la Reina en 1946, esta vez haciendo una crítica mordaz de los problemas sociales en la postguerra. Archivo José Huguet.

En los años 50 el aspecto de la plaza no invitaba a celebración ninguna. Los vecinos buscaron otros emplazamientos para llevar a cabo las actividades josefinas y no se encuentran rastros de ningún acto festivo reseñable. El único que supo aprovechar el solar creado después de los derribos fue al Arzobispo Marcelino Olaechea, que instaló en ella su famosa Tómbola Valenciana de la Caridad. En 1948 fue inaugurada dicha Tómbola, que fue creciendo al compás de los derribos, hasta llegar a ocupar toda la parte central de la plaza.

 

 

Plaza la Reina d 1950 JH
Fotografía 8. La Tómbola Valenciana de la Caridad instalada sobre los solares de la plaza de la Reina en 1950. Archivo José Huguet.

Con la fuente y el estanque en los 60, la plaza recobró cierta vitalidad. La falla del “Tio Pep” volvió y ya nunca más dejó la plaza. Pero el paso hacia el desequilibrio entre vehículos y espacio público ya estaba dado. El aparcamiento subterráneo lo acabo certificando en 1970.

 

Recuperar la identidad

En la actualidad la plaza, o más bien la “no plaza” como bien la llama Josep Sorribes, no cumple ninguno de los cometidos que debería tener un espacio de estas características en una ciudad como la nuestra y en pleno siglo XXI. No es un lugar amable donde poder pasear, tampoco es un punto de encuentro ni de intercambio cultural. Las fiestas y tradiciones que en ella todavía se celebran quedan arrinconadas por el tráfico rodado. Las procesiones y ofrendas pasan de largo, los mercadillos y la “escuraeta” se hacinan en los reducidos espacios peatonales. Y la falla, invisible, intenta mantenerse erguida entre el trasiego de vehículos, tal vez, en el mismo punto topográfico que un día la vio nacer, allá por 1880.

El cometido de reformar la plaza no es otro que recuperarla para los vecinos, para los paseos agradables y para las bellas perspectivas de la “Porta dels Ferros”.  Recuperarla, en definitiva, para la celebración, la tradición y las manifestaciones culturales. Y de esta manera recuperar también un lugar digno y adecuado para la “plantà” i “cremà” de una falla, la del “Tio Pep”, que aguarda expectante al proyecto de reforma, pero que legitimada por su historia, exige ser tenida en cuenta.

El “Tio Pep” reclama su sitio en la plaza